Compartir en Facebook Compartir este artículo en Twitter Compartir este artículo en Linkedin


20-01-2021

TODAS LAS SOSPECHAS VAN EN UNA SOLA DIRECCION

Piden que la justicia se aboque a investigar quienes golpearon al joven alvearense Jhonatan Herrera

SANTO TOME. Tamara Castro, es la hermana del joven Jonathan Alejandro Herrera, de 28 años de edad, oriundo de Alvear, quien se encuentra internado en grave estado de salud en el Hospital Escuela de la Ciudad de Corrientes, luego de un hecho confuso sobre el cual se está requiriendo que la justicia investigue, debido a un accidente de tránsito a bordo de una motocicleta que sufriera el pasado 14 de Enero en horas de la madrugada. Luego de que presentara la denuncia correspondiente para que se investigue lo ocurrido, este miércoles se acercó hasta Santo Tomé junto a su abogado para exigir celeridad en la investigación, e insinuó que se estaría tratando de enmascarar el hecho como un simple accidente de tránsito, pero que las lesiones recibidas no corresponden a un siniestro de esas características ya que el joven usaba caso en la oportunidad. También denunció la posibilidad de que el médico de guardia del Hospital de Alvear no habría tomado los recaudos correspondientes, y dio de alta a ambos involucrados en el accidente con un certificado médico de lesiones leves, siendo que ambos tuvieron que volver horas más tarde a ser atendidos por lesiones de considerable gravedad. 


¿IMPUNIDAD EN ALVEAR?. Familiares del joven Herrera temen que de un momento a otro llegue la peor noticia desde el Hospital Escuela de Corrientes y al fin de cuentas todo quede en la nada como suele ocurrir muy frecuentemente en la localidad de la costa del Uruguay. El temor es que la "pata política" se meta de lleno en el caso y haya "protecciones" para algunos. En el centro de todas las sospechas, inevitablemente están los efectivos policiales que trasladaron a la víctima al hospital apenas ocurrido el accidente.

De paso por Santo Tomé, le hermana del joven Herrera, Tamara Castro, se contactó con este medio y contó personalmente lo ocurrido y por qué pide que la justicia investigue el accionar médico y policial de ese día. 

Según manifestó Tamara Castro, “como es de conocimiento público, un día antes en Alvear sufrimos un corte prolongado en el suministro de energía eléctrica, habíamos amanecido sin luz, y por ese motivo yo no tenía batería ni señal en el teléfono celular, lo que me obligó a usar un grupo electrógeno para cargarlo, y recién ese día (14 de Enero) volvimos a tener señal y se comunicó una tía mía con mi esposo para decirle que buscaban comunicarse conmigo porque mi hermano no estaba bien y le habían dejado en un domicilio particular de un familiar lejano; ante esto, yo prendo mi teléfono y le aviso a una prima del chico de la casa donde le dejaron de que ya me dirigía hacia allá. Cuando llego al lugar, el dueño de la casa me dice que la Policía lo dejó ahí a las 04:30 de la mañana porque supuestamente se cayó de la moto, cosa que encontré raro, porque mi hermano tiene domicilio, tiene casa; el dueño de la casa me entrega sus cosas y me informa que le habían dejado de la manera en que se encontraba; yo ingreso a este domicilio y le veo a mi hermano acostado boca abajo, le toco, trato de que reaccione, él hace un  breve movimiento, me mira, y veo inmediatamente que su cara estaba totalmente desfigurada, tenía sus ojos hinchados y morados, tenía toda la nariz con sangre y la boca hinchada, en fin, era una situación desesperante, por lo que buscando respuestas le miro al dueño de la casa y le pregunto qué paso, y él me dijo que no sabía, que la Policía lo llevó así hasta su casa, que la Policía golpeó en el domicilio insistentemente para que les atienda para dejarle a Jonathan ahí alegando que no encontraban la casa de otro familiar. Yo traté de levantarlo y subirlo a mi vehículo, fue mi reacción inmediata porque no sabía qué hacer, pero no pude, y fui a buscarle a mi hermana que vive a unas pocas cuadras de allí, llegando al lugar golpeo la ventana de su vivienda, la llamo, porque era muy temprano, le digo vamos rápido que Jonathan no esta bien, te explico en el auto, rápidamente ella sale con sus ojotas en la mano y se sube al automóvil para ir a buscarlo. Entre las dos tratamos de primeramente de hacerle reaccionar, pero sin éxito, él solo hacía unos movimientos como queriendo defenderse, por lo que me dirijo al Hospital que queda a una cuadra y media como mucho de donde él estaba, estaciono, pido auxilio, viene un enfermero, observa la situación, y llama al doctor; el doctor viene y nos pide que le contemos qué le paso, para eso eran las 08:30, 08:45 horas de la mañana. Él había tenido una entrada al Hospital había sido a las 03:30 de la madrugada por un accidente de moto contra otro chico, pero en esa ocasión el médico de guardia, el Dr. Ortega lo atiende y expide un certificado donde determina lesiones leves, y le entrega a la fuerza policial pidiéndole que le lleve a su domicilio, que solamente tenía que descansar, por lo que sabemos el mismo médico lo atendió a él y al otro chico involucrado en el accidente”, contó. 

Luego añadió: “Cuando yo vuelvo a ingresar con mi hermano al Hospital, en ese estado, ya había otro médico de guardia que era el Dr. Ayala quien es el director del Hospital, quien nos recibe y nos pide que esperemos un tiempo para que haga efecto un calmante que le pusieron, pero el medicamento nunca surtió efecto, con el pasar de las horas, el Dr. Ayala me pide que le lleve a mi hermano a la parte de atrás para ingresarlo con más facilidad, le llevamos, le pusieron otro calmante, esperamos, pero tampoco le hizo efecto, por lo que la situación se ponía cada vez más desesperante para mí y para mi hermana que somos sus únicos familiares. En un momento en que notamos que su cuerpo estaba más pesado, nosotros hicimos fuerza y lo sentamos en una silla de rueda para que los enfermeros lo pudieran ingresar adentro porque hasta ese momento él seguía en mí vehículo, lo llevaron a la sala de rayos, le hicieron placas, pero siempre éramos nosotras las dos las que le teníamos que levantar, sentar y acostar; y cuando tuvieron las placas le llevaron al médico de guardia quien nos dijo que en las mismas no se veía ninguna fractura sobresaliente, que necesitaba un estudio más complejo, por lo que lo iba a derivar a Santo Tomé, para ese entonces mi hermano ya se hallaba en una habitación, pero no recibía ningún tipo de medicamento, ni siquiera sueros, por lo que yo le pedí que le revisaran si él estaba respirando bien. Lo derivan al Hospital de Santo Tomé a las 03:00 de la tarde, y en esa oportunidad estuvo acompañada solamente por mi hermana; ingresa acá e inmediatamente le hacen una tomografía la que arroja como resultado que él tenía una fractura craneal frontal, y daño cerebral con hemorragia, y a partir de entonces, tenemos dos certificados médicos distintos, uno de las 03:30 de la madrugada donde el médico de guardia del Hospital de Alvear diagnostica que tiene lesiones leves por un accidente de tránsito, y otro emitido posteriormente en Santo Tomé que advierte que él tenía fractura de cráneo y derrame cerebral”, sostuvo.

Seguidamente continuó: “Nosotros entendemos que algo raro pasó en el medio de todo eso, y queremos saber exactamente qué es lo que sucedió”. 

Continuó su relato diciendo que “en el Hospital de Santo Tomé advirtieron rápidamente que la situación de mi hermano era muy grave, e inmediatamente solicitan una cama en Corrientes Capital, porque como sabemos, por el tema del COVID-19 la situación esta complicada en Corrientes, y recién consiguen una cama a las 02:00 de la mañana del día siguiente (15 de Enero). La ambulancia que lo trasladó llegó a Corrientes a las 08:00 de la mañana; antes de salir de acá los médicos le advirtieron a mi hermana que iba a ser difícil que él resistiera, pero mi hermana insistió en que quería intentarlo; una vez allá fue llevado directamente a terapia intensiva. Sabemos que en el Hospital de Santo Tomé lo habían sedado, porque por el golpe en la cabeza era que él hacía esos movimientos involuntarios que nosotros ya lo habíamos notado antes en Alvear. Lo que nosotros queremos es que la justicia investigue es si la fractura y el daño cerebral fue causado por el accidente en la moto o no, porque es muy sospechoso cómo se dieron las cosas”, advirtió. 

Actualmente Jonathan Alejandro Herrera se encuentra internado en estado grave en el Hospital Escuela de la Ciudad de Corrientes, y los estudios realizados en dicho centro médico ratificó el diagnostico dado en el Hospital de Santo Tomé. 

En otro tramo de su relato, Castro dijo que “en el Hospital Escuela de Corrientes le hicieron básicamente los mismos estudios que acá, inclusive acá en Santo Tomé le hicieron diferentes test, algunos de ellos para ver si él no estaba bajo efectos de alguna sustancia, y los resultados dieron negativo, es decir, él no estaba alcoholizado, no había consumido drogas, y que tampoco sufría de abstinencia, que fue algo que yo particularmente quería estar segura, porque por lo general son escusas utilizadas cuando ocurren este tipo de hechos. En Corrientes, recién ahora le pudieron hacer una tomografía después de que se le desinflamara un poco el cerebro, porque estaba totalmente inflamado y lleno de sangre lo que hacía que no pudieran determinar la gravedad de las lesiones, pero ya nos confirmaron que tiene más de una lesión, que la lesión principal es donde tiene la fractura de cráneo, pero que tiene otra lesión grave del lado derecho del cerebro que es la que le provocó el derrame o la hemorragia; en este momento le esta llegando sangre solamente a la parte izquierda del cerebro, y podrá despertarse o no. A mi hermano no le dieron muerte cerebral directamente porque están tratando de hacer todo lo medicamente posible para salvarle la vida, y hasta el momento lo único que nos dijeron es que él sigue vivo, no nos informaron que haya tenido ningún tipo de mejoría; sabemos que esta con respiración mecánica, y el parte médico se emite una solo vez al día”, detalló. 

ALGO RARO

Consultada por qué ella cree que algo “raro” paso en medio de todo este entramado, la hermana del joven accidentado manifestó: “Yo hice una denuncia en la Fiscalía de Santo Tomé porque creo que es lo que corresponde hacer; y la hipótesis como familiar y con todo lo que conlleva en lo emocional, es que hubo un abandono por parte del personal de salud del Hospital de Alvear, ya que él ingresó por un presunto accidente de tránsito en plena oscuridad, algo que todos en el pueblo saben, y creemos que él no recibió las primeras atenciones, y no estuvo el tiempo suficiente en observación médica, y estoy segura de que si él hubiera recibido la atención médica como corresponde en Alvear, él no estaría en la situación de gravedad en la que se encuentra ahora, creo que si él hubiera sido puesto en observación cuando ingresó por primera vez al Hospital de Alvear el médico hubiera podido advertir que él no estaba bien, creemos que el médico de guardia no tomó los recaudos necesarios. Y si cuando él salió del Hospital lo hizo con un certificado de lesiones leves, fue la Policía la que lo subió en el móvil policial y lo llevó junto al otro involucrado en el accidente a sus domicilios, y lo curioso acá es que la Policía tardo una hora entre un domicilio y otro para dejarlo en el estado en que está. Entonces, mi sospecha es que hubo abandono de persona por parte del personal de Hospital (Ministerio de Salud), y abuso de fuerza por parte el personal policial (Ministerio de Seguridad), enfatizó. 

¿QUIENES LO GOLPEARON Y POR QUE?

En cuanto a quién o quienes cree ella que le produjeron los daños a su hermano, Castro advirtió que los golpes que se pueden observar en la fotografía que se dio a conocer indican que no son típico de un accidente de tránsito en moto, porque tiene los hijos morados, hinchados, la nariz golpeada, ensangrentada, y la boca también con lesiones de otro carácter. 

En tal sentido, dijo: “A la madre del otro chico involucrado en el accidente pude preguntarle qué vio su hijo en la oportunidad, y ella asegura que él no lo vio así, que solamente tenía un golpe a un lado de la cabeza de lo que él se quejaba. Asimismo, al otro chico también le habían dado de alta esa madrugada con certificado de lesiones leves, y tuvo que volver al Hospital junto a su madre a las 07:00 de la mañana con fractura de rotula en tres partes, lo que pone en evidencia que efectivamente hubo un abandono de persona, no solamente en el caso de mi hermano, sino también con el otro involucrado en el accidente”. 

“Yo no soy médica y no puedo afirmar que los golpes recibidos fueron causados por tal o cual cosa, pero tengo sentido común, y si él fue dado de alta con un certificado médico que dice lesiones leves, es porque él no tenía eso en la cara, no tenía escoriaciones, ni raspones, él usaba casco en la oportunidad; entonces, yo creo que al personal policial, que hasta el momento desconozco quienes eran en esa oportunidad, pero es la guardia que estuvo el día 14 de Enero, él pudo intentar manifestarse con esos movimientos involuntarios que le provocaba el golpe en la cabeza, y que los efectivos pudieron mal entender e intentar calmar esos movimientos de la manera que siempre lo hacen, de la manera más brutal que se puede, y eso es lo que yo denuncié”, afirmó. 

A LA ESPERA QUE LA JUSTICIA ACTUE

Cabe destacar que la denuncia fue presentada en la Fiscalía de Instrucción el día lunes, pero hasta la fecha no había ninguna noticia por parte del órgano judicial, lo que motivó que la hermana del joven Jonathan Herrera se acercara hasta Santo Tomé para agilizar los trámites junto a su abogado. “Vinimos a insistir en que esto llegue lo más rápidamente posible al Juez de Instrucción para que se empiece la investigación cuanto antes, porque a mi hermano no le están dando la muerte cerebral directa, pero yo no voy a esperar a que pase eso para saber la verdad. Yo creo que esto se esta tratando de encubrir, que se esta tratando de enmascarar como un simple accidente de tránsito en moto, donde él habría recibido todas esas lesiones, pero por más que digan que las lesiones fueron provocadas por el accidente, el médico de guardia en el Hospital de Alvear tuvo que haber advertido esta situación, el doctor tuvo que haber alertado sobre el pedido de ayuda, esa manifestación involuntaria que él realizaba, que no eran palabras coherentes, ni movimientos voluntarios, lo que pone en evidencia que algo le estaba pasando. El médico es un profesional que se formó para poder detectar estas señales. Lamentablemente a mí me juega en contra mucho lo emocional, pero el instinto me dice que algo no estuvo bien acá, y quiero saber la verdad, solo queremos saber la verdad, porque, así como hoy esta sufriendo mi familia por lo que ocurrió si no se aclara cómo fueron las cosas, volverá a pasar con otras personas”, subrayó. 


© 2008- 2021 - www.digitalsantotome.com.ar - Santo Tomé - Corrientes - Argentina

Contacto: digitalsantotome@gmail.com

Desarrollado Por Pipet Sistemas