Compartir en Facebook Compartir este artículo en Twitter Compartir este artículo en Linkedin


13-01-2013

UN INFORME PERIODISTICO RECUERDA EL HECHO

A 20 años de la peor tragedia vial que se sufrió en la Argentina

SANTO TOME. El hecho conmocionó al país a comienzos de 1993. El triple choque de colectivos se llevó al vida de 60 personas. Un micro se incendió, otro se partió al medio y el restante terminó ruedas para arriba luego de la colisión. Informe publicado este domingo por el diario El Litoral. LEER MAS >>>


Comenzaba 1993 con un muy caldeado clima político que estaba dado por las elecciones a gobernador por Colegio Electoral. Sin embargo, lo más comentado fue un siniestro sobre la Ruta Nacional 14, que se llevó la vida de 60 personas y dejó más de 80 heridos, un triste récord nacional.

Cuando todos esperaban que en enero de 1993 sólo se hablara de las peleas en el Colegio Electoral para elegir a un nuevo gobernador, un luctuoso suceso hizo que las miradas pasaran a otro lado.

En las primeras horas del 10 de enero, sobre la Ruta Nacional 14 se produjo un triple choque de micros de gran porte en las cercanías de Santo Tomé. El saldo fue tremendo: sesenta muertos y más de 80 heridos.

Los protagonistas fueron micros de las empresas argentinas Lorecar y Horitur, que iban a Buenos Aires y el de la firma paraguaya Defensores del Chaco, que se dirigía a Asunción. Según las crónicas de los días siguientes, todo se inició cuando Lorecar intentó sobrepasar a Horitur, así comenzó la tragedia. Lorecar vio que venía de frente el colectivo de Defensores del Chaco y por evitarlo, embistió a Horitur.

El micro paraguayo realizó una maniobra desesperada para prevenir la catástrofe, pero no pudo y chocó de lleno contra Horitur, partiéndolo por la mitad. El ómnibus luego volcó y quedó con las ruedas hacia arriba. Lorecar empezó a incendiarse.

En los días siguientes, varias páginas de El Litoral eran ocupadas por las noticias de la tragedia. El fotógrafo Raúl Villalba se sumó a las tareas informativas del corresponsal, que ya trabajaba en el lugar. Las descripciones eran cruentras. “Fue espantoso, había fuego por todos lados”, relató uno de los sobrevivientes de la tragedia.

Los días fueron pasando y algunos heridos iban muriendo y otros recuperándose. La identificación de los cadáveres era muy lenta. Había pasado sólo hace algunas horas, pero ya se sabía que era la más grande tragedia vial de la historia argentina, un país acostumbrado a los accidentes desgraciadamente. El luto se apoderó del clima y hasta el peleadísimo entorno político de entonces se calmó para adherirse al luto del cual todos buscaban explicaciones, aunque sin mayor éxito que el subsumirse al dolor. No daba para menos.

Fuente: EL LITORAL


© 2008- 2018 - www.digitalsantotome.com.ar - Santo Tomé - Corrientes - Argentina

Contacto: digitalsantotome@gmail.com

Desarrollado Por Pipet Sistemas